jueves, 31 de julio de 2014

HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE

Ayer estaba haciendo cola en el Mercadona al lado de mi casa. delante de mí tenía a una pareja de sudamericanos con su hijo gordito. Llevaban el carro lleno de productos. La mujer, baja y gordita, empezó a colocar de cualquier manera los productos en la cinta mientras que su marido, o lo que fuera, la miraba con cara de idiota. El niño comía patatilla. La mujer, después de haber colocado todos los productos en la cinta, pasó a meterlos en las bolsas. Y su marido, o lo que fuera, sin inmutarse. Sólo, en un esfuerzo supino, empujó el carrito unos metros y volvió a pagar a la cajera. ¿Quién tiene la culpa en esta historia? ¿Él por ser un machista o ella por no tener ni personalidad? ¿Qué concepto tendrá el niño de su madre?